Hace unos meses se me rompió la pantalla del iPhone 4 y la pereza se hizo dueña de mí. Al final me decidí por llamar a un servicio a domicilio, así no podía poner excusas para no arreglar la pantalla del móvil. SIN MOVERME y en menos de media hora ya tenía mi iPhone como nuevo. ¡¡¡UNA PASADA !!!!